domingo, 25 de mayo de 2008

Los niños y los ancianos



Una página web de Microsoft ha convocado un concurso para encontrar la mejor imagen panorámica que represente a Europa. Dándole vueltas a cual debería ser el tema de dicha foto, he llegado a la conclusión de que lo que mejor representa el nivel de desarrollo de un país, de una zona del planeta -Europa-, es la situación "promedio" en que viven sus niños y el aspecto "promedio" de sus ancianos. Europa no es sus catedrales, ni sus montañas, ni sus playas, es la calidad de vida de sus habitantes. El atractivo de Europa para los no europeos, especialmente para los inmigrantes, es que hemos conseguido una forma de organizarnos que ha extendido la salud y el bienestar a un porcentaje amplísimo de la población.

En zonas con escaso desarrollo la desnutrición afecta a sus niños y los ancianos no tienen más de cincuenta años. Vivimos en una zona del mundo -Europa- privilegiada. La libertad y el desarrollo económico han producido frutos apreciables directamente contemplando la cara de nuestros niños y nuestros ancianos. Por ello considero que la mejor imagen panorámica de Europa debería estar llena de niños y de personas mayores.

Dejo la labor de participar en dicho concurso a cualquiera de los muchos blogueros que tienen demostradas habilidades con cámaras fotográficas, aunque me parecía necesario aportar mi opinión con respecto al tema.

Saludos.

miércoles, 7 de mayo de 2008

Obsesión

Tenemos una tendencia natural, pero malsana, a obsesionarnos fácilmente con algo o con alguien. Centramos nuestro pensamiento, nuestros recursos, en el objeto de nuestra obsesión y el mundo disminuye de tamaño, se reduce tan solo a aquello que anhelamos. Pero la realidad es que el mundo sigue siendo el de siempre, lo que sucede es que el árbol no nos deja ver el bosque. Si el objeto de nuestra obsesión nos da satisfacciones alcanzamos el climax, pero si no es así nos hundimos.

Creo que la tendencia a obsesionarnos está relacionada con nuestra capacidad de aprender. Para aprender necesitamos centrar la atención en algo, y eso tiene que ver con lo que pasa con las obsesiones. Por eso decía, al principio, que es una tendencia natural asociada a la naturaleza humana.

En el proceso de maduración personal uno logra poder dar con mayor facilidad el paso hacia atrás necesario que te permite tener una perspectiva más real del entorno. Los hundimientos son menos hundimientos, aunque los éxtasis también se relativizan.

Esta es mi visión personal del asunto, aunque de lo único que estoy seguro es de aquella célebre frase que dice: "yo sólo sé que no sé nada".

Saludos.