lunes, 28 de abril de 2008

Deciamos ayer ... Tolerancia o intolerancia

Parafraseando en el titulo de la entrada a Fray Luis de León, cuando recobró la libertad y volvió a desarrollar la actividad de profesor universitario, vuelvo a la actividad de bloguero.

En primer lugar quiero agradecer el regalo de la rosa virtual que el día de San Jordi me hizo llegar Camen(lacondicionhumana). Me siento obligado a intentar contar algo interesante para compensar tan inmerecido obsequio. Vamos a ello. Hablemos de la tolerancia.

Lo políticamente correcto es decir que la tolerancia es un valor a promocionar, y que la intolerancia es negativa.

Desde mi punto de vista se asimila la intolerancia al dogmatismo, y no es lo mismo, y por ello se considera que la intolerancia es negativa, al igual que el dogmatismo. Pero, ¿no es cierto que la actitud tolerante hacía las conductas incívicas incentiva el que se sigan poniendo en práctica?. Que somos demasiado tolerantes ante los chapuzas y eso condiciona que no se valore suficientemente el trabajo bien hecho. No será que en España no son los incívicos más que en otros países pero que aquí viven mejor y que al ser menos "repudiados" tienen la posibilidad de actuar más veces y de fastidiar más.

Debe la tolerancia ser considerada como un valor a promocionar o ¿depende?. Dejo la respuesta para cualquiera que quiera intervenir...

Saludos.

3 comentarios:

Carmen (LaCondiciónHumana) dijo...

Estoy de acuerdo contigo, creo que relacionamos tolerancia con flexibilidad a la hora de enjuiciar hechos... y no debería estar relacionado, si determinado hecho es causante de algún tipo de perjuicio no tiene por que haber ninguna falta de firmeza... sólo que esa firmeza debe ser proporcional...

Tener derecho a existir y expresarse es diferente a pasarse de la raya y causar daño por una mala acción.

Me alegro que sigas en activo con tu blog... UN BESO :D

Dolfi dijo...

Gracias por tu alegría, pero activo, lo que es activo... poco. Por fin estamos en algo de acuerdo :D. Besitos.

Zuppi dijo...

¡¿San Jordi?! ¡¿San Jordi?!
O Sant Jordi o San Jorge.

Yo también tengo mis intolerancias.