lunes, 18 de febrero de 2008

La gestión del tiempo

No tenemos tiempo para nada. Si pudieramos regalar tiempo sería seguramente el regalo más apreciado. Nos ha tocado vivir en una época en la que no dejamos "tiempos muertos". Subyace la idea de que vive más, él que más cosas hace, y, si no haces muchas cosas, vives menos y vives peor. Esta es una idea fuerte de la que resulta difícil desligarse. La cantidad es equivalente a la calidad. Cuanta más cantidad (de cosas hechas) más calidad de vida.

Las urgencias no dejan tiempo a las cosas importantes. Cada vez cultivamos menos las amistades. Cada vez tenemos menos tiempo para estar con nosotros mismos. La vorágine de hacer nos impide dedicar tiempo a evaluar y mejorar. Hacemos más cosas pero aprendemos menos.

Ahí van algunas citas de algunos blogueros conocidos relacionadas con esto:

- Es mejor hacer poco y bien que mucho y mal. Sócrates
- Mejor no hacer nada que hacer cualquier cosa. Francis Picabia
- Por más insignificante que sea lo que debes hacer, esmérate en hacerlo lo mejor que puedas, como si fuera la cosa más importante del mundo. Mohandas Karamchand Gandhi
- Somos lo que repetidamente hacemos. La excelencia no es, pues, un acto, sino un hábito. Aristóteles
- Todo lo que merece ser hecho, merece también ser bien hecho. Autor desconocido
- Yo sólo amo una cosa: hacer bien lo que tengo que hacer. Jean Anouilh

Saludos.

PD. No sé si habre logrado justificar el largo abandono de mi blog, pero lo he intentado.

5 comentarios:

Carmen (LaCondiciónHumana) dijo...

Pues yo te echaba de menos... pero te perdono el abandono porque has vuelto ;)

A pesar de que pueda parecer egoísta creo que es peor el "cada vez tenemos menos tiempo para estar con nosotros mismos" que el "Cada vez cultivamos menos las amistades"... aunque claro está todo es importante y las relaciones humanas lo que más.

Un beso!!!

Iván dijo...

Creo que, en el momento en que decimos que nos falta tiempo, realmente nos sobra demasiado. Gastamos tanto en satisfacer deseos nimios... Alegrando la vida de los que tenemos cerca alegraríamos la nuestra. Y con la mitad de tiempo.
Eso sí, Nadie deirá que le sobra (no sea que se lo roben).

neurotransmisores dijo...

Estamos tan acostumbrados a la actividad que no disfrutamos de los descansos.

Tesa dijo...

No estoy de acuerdo con la frase de Picabía, si sólo nos limitásemos a hacer lo que sabemos a ciencia cierta que hacemos bien, nunca aprenderíamos a hacer nada.

Dolfi dijo...

Carmen

Me gusta que me eches de menos. Es un bonito halago. Pero, la verdad, es que no tengo más entradas "interesantes" que hacer sin repetirme, o por lo menos a mi no me lo parecen. ¡Algún día volverá la inspiración!

Respecto a lo demás que dices, tienes razón, aunque si lo piensas bien es casi lo mismo, la primera amistad que hay que cultivar es la de uno consigo mismo, porque es la relación que más tiempo nos ocupa a lo largo del día.

Gracias por seguirme. Un besito.

Iván

Es una buena idea dedicar el tiempo a generar buen ambiente entre la gente que te rodea. No es fácil saber cuáles son nuestros deseos nimios. La sensación de falta de tiempo, para hacer todo lo que te apetecería, no es agradable y no te debe generar ansiedad. Es cuestión de priorizar y disfrutar de lo que sí puedes hacer. Saludos.

Neuro

Yo todavía disfruto de mis descansos y espero seguir así por mucho tiempo. Saludos.

Tesa

Bienvenida. Sin ánimo de discrepar me parece que el sentido de la frase de Picabia es que mejor no hacer nada que hacer cosas si la intención de hacerlas bien, aunque sea la primera vez que las hagas. Y desde luego eso no impide aprender. Saludos.