jueves, 11 de octubre de 2007

El nacionalismo y la alergia

Confieso que busque en Internet el procedimiento para inscribirme como apátrida después de algún acontecimiento de nuestra historia reciente. Confieso que para mí la exaltación del nacionalismo y de la diferencia, siempre supone la defensa de la superioridad de los nacionales frente a los de las otras naciones. Confieso que pienso que a través de la manipulación de los sentimientos patrióticos y religiosos se han propiciado las mayores masacres de la Humanidad. Confieso que el concepto de nación y soberanía nacional me parece anacrónico teniendo en cuenta las tecnologías de comunicación actuales.

Pese a lo anteriormente expuesto, la reacción de los dirigentes actuales del PSOE y del Gobierno ante el video del Sr. Rajoy me parece alérgica, y por tanto desproporcionada.

El Sr. Rajoy tiene derecho, como cualquier ciudadano, a la libre expresión de sus opiniones en la forma que considere más oportuna. Las críticas sobre la forma y el fondo del mensaje (hay que leerlo) son fruto más de la aversión anti-PP del PSOE que del contenido del mensaje. Cualquier dirigente nacionalista de cualquier comunidad autónoma que enviara un mensaje de contenido similar el día previo a la Fiesta Autonómica sería aplaudido por el Gobierno del PSOE.

Amigos, disfrutad de un día festivo adicional (12 de Octubre) y no demonicéis ni a los que pongan o lleven banderas, ni a los que no lo hagan. Defender la libertad es lo importante.

Saludos.

1 comentario:

Alameda 5254 dijo...

Lo de Rajoy, me parece como bien dices, un ejercicio muy legitimo de su libertad. Pero en el ejercicio de nuestra libertad a veces cometemos errores. Y creo que Rajoy lo ha cometido. Y el esta sujeto a la critica como cualquier otro hijo de vecino.

Por otra parte en el ejercicio de su libertad deberia tambien que actuar con la responsabilidad de un dirigente de un partido politico con fuerte representación. En esto tambien lo considero desafortunado. Ya se han vivido en el pasado esteriles disputas por las banderas. Vive y deja vivir.

Jugar y pensar