domingo, 30 de diciembre de 2007

Si yo fuera vaca…


Si yo fuera vaca me gustaría pacer en algún prado asturiano, siempre verde y abundante. Me gustaría que cuando llegara mi celo un sano y apuesto toro bien dotado atendiera solícito mis necesidades. Me encantaría tener terneros que amamantar y de esa forma liberar la enorme presión de mis fantásticas y productivas ubres. Incluso me gustaría que me ordeñaran manoseándome los bajos. Mi vida sería simple y corta. Comer, crecer y reproducirme.

Además, si yo fuera vaca, me evitaría:

1. Mis desavenencias emocio-racionales con graves crisis de autoestima.
2. Los conflictos ideológicos con mi pareja.
3. Las disputas sobre cómo educar a mis vástagos.
4. El aguantar las insufribles reflexiones, traumas, fobias y desvaríos de mis vecinos.
5. El tener que creerme, o no, las promesas de políticos y demás iluminados.


¡Ay que ver! La de desventajas que supone tener la ventaja de disponer de la razón, la inteligencia, como herramienta para buscar soluciones a los problemas. Y a la vaca no te va tan mal. Pese a ello, prefiero no ser vaca.

5 comentarios:

Iván dijo...

Ya se sabe que cuanto más tonto eres más felicidad puedes sentir. Aunque, como bien dices, prefiero ser desgraciado. Siempre habrá algún momento para sacar la cabeza...
Un beso!

Dolfi dijo...

Hola iván,

Siempre contestas a los comentarios en tu blog. Yo no lo hacía porque eran amiguetes que podía ver casi todos los días y los debates los hacíamos en vivo, y delante de una cerveza. No obstante intentaré seguir tu ejemplo.

Saludos y suerte para ese concurso de primeros de enero.

neurotransmisores dijo...

Parece que las vacas viven mejor que los humanos.

Jara dijo...

Creo que todos en algún momento quisiéramos ser... vaca, gato.... cualquier animal o planta que no tenga que cuestionarse ni decidir cosas y cosas como hacemos los humanos a lo largo de la vida, pero ¿que le vamos a hacer? tenemos que seguir adelante aunque a veces nos resulten las cosas una carga mas pesada que ..."una vaca"
Un saludo

Anónimo dijo...

Creo que tu análisis es simplista:

a) Últimamente los prados asturianos están más bien secos
b) Los toros sólo son siempre apuestos en tu imaginación: hay de todo, por regla general descuidan su higiene y no entienden un 'no' por respuesta
c) Ordeñar y acariciar no son sinónimos macho, yo ya no siento nada de tanto manoseo
d) Y qué te hace pensar que las vacas no tenemos crisis de autoestima, discusiones de pareja, vástagos rebeldes, vecinos insufribles y falsos profetas.

Quién me diera ser hombre!